3359 Chicago Ave Ste. A Riverside, Los Angeles, Ca

Todo sobre Seguro de vida a término

El seguro de vida a término es un contrato que especifica que, a cambio de una prima, la compañía de seguros de vida se compromete a pagar un beneficio por muerte si el asegurado muere dentro del plazo fijo del contrato. El «plazo» es el período de tiempo durante el cual se garantiza que la cobertura permanecerá vigente, siempre y cuando se paguen las primas de la póliza.

Términos típicos

Los plazos más comunes para el seguro de vida son 1 año, 5 años, 10 años o 20 años, o hasta una edad específica (por ejemplo, hasta los 60 años). Sin embargo, también pueden estar disponibles otros plazos, como 3 años, 15 años o 30 años, según el proveedor de seguros.

Límites de edad

La mayoría de las compañías de seguros no proporcionarán cobertura de seguro a término después de una edad específica, a menudo alrededor de los 75 u 80 años, simplemente porque el riesgo de tener que hacer un pago es demasiado grande. Esto significa que dejarán de emitir pólizas nuevas alrededor de los 65 o 70 años, según el plazo de la póliza.
Cuando el seguro se brinda a edades más avanzadas, las primas son muy caras.

Asegurado/Titular de la póliza/Asegurado de vida

El Titular es la persona que adquiere el contrato de seguro de vida, o que posteriormente adquiere la propiedad del mismo por donación o cesión. El titular de la póliza es responsable de tomar todas las decisiones relacionadas con el contrato, incluido el nombramiento del beneficiario de la póliza, el pago de las primas, la cancelación de la póliza o la asignación de la póliza a otra persona.

El asegurado de vida es la persona en cuya vida se basa el contrato de seguro. Si el asegurado de vida fallece durante la vigencia de la póliza de seguro de vida, entonces la compañía de seguros de vida debe pagar el beneficio por fallecimiento. Algunos productos de seguros también pueden referirse a la vida asegurada como rentista.

El tomador del seguro también puede ser el asegurado de vida, pero no tiene por qué ser así.

Asegurado: Es la persona, titular del interés sobre cuyo riesgo se toma el seguro. En el sentido estricto, es la persona sobre la cual recae la cobertura del seguro.

Single Life (Vida Individual)

La mayoría de las pólizas de seguro a término son pólizas de vida individuales, lo que significa que solo una persona está asegurada y el beneficio por muerte solo se pagará si esa persona muere dentro del plazo de la póliza.

Joint first-to-die (Póliza conjunta -Primero en morir)

Si bien la mayoría de las pólizas de seguro de vida son pólizas de vida individuales, existen dos tipos de pólizas de seguro de vida que se basan en la vida de dos o más personas.

Con una póliza de seguro de vida conjunta para el primero en fallecer, se coloca un monto único de cobertura en dos o más vidas aseguradas, y el beneficio por fallecimiento se paga al fallecer la primera persona en fallecer.

La cobertura conjunta de seguro de vida para el primero en fallecer podría ser apropiada siempre que dos o más personas compartan una obligación de deuda. Por ejemplo, La cobertura conjunta de seguro de vida del «primero en fallecer» se usa a menudo para financiar acuerdos comerciales de compra-venta. Estos contratos generalmente terminan con la primera persona que fallece. Sin embargo, algunos contratos le dan al asegurado sobreviviente la opción de continuar con el mismo nivel de cobertura en su propia vida bajo una nueva póliza, sin tener que proporcionar prueba de asegurabilidad.


Esto puede ser particularmente ventajoso si la salud del superviviente se ha deteriorado hasta el punto de que, de lo contrario, le resultaría difícil obtener un seguro. Por lo general, esta opción debe ejercerse dentro de un cierto tiempo después de la primera muerte (por ejemplo, 30 días).

Una póliza de seguro de vida conjunta del «primero en morir» suele ser menos costosa que dos pólizas de seguro de vida separadas del mismo monto de cobertura en cada vida individualmente. Esto se debe a que la compañía de seguros solo asume el riesgo de pagar un beneficio por fallecimiento en virtud de la póliza conjunta, mientras que corre el riesgo de tener que pagar dos beneficios si se compran dos pólizas separadas.

El seguro de vida conjunto no debe confundirse con el seguro combinado, que es un concepto de marketing. Algunas compañías de seguros permiten comprar dos pólizas individuales bajo un solo contrato de seguro. La ventaja es que solo se cobra una tarifa de administración y también se puede aplicar un pequeño descuento en las primas. Un contrato de seguro combinado pagará dos beneficios por muerte separados si las vidas aseguradas mueren al mismo tiempo durante la vigencia del contrato. Si solo muere una de las vidas aseguradas, la cobertura continuará para la otra vida asegurada a tarifas de una sola persona.

Renovable vs no-renovable

El seguro de vida a término puede ser renovable o no renovable. Con una póliza de seguro a término renovable, se garantiza al asegurado el derecho a renovar la póliza al final del plazo por otro período, sin tener que presentar prueba de asegurabilidad en el momento de la renovación. El derecho a renovar generalmente se limita a una edad específica (por ejemplo, a los 70 años).

Con una póliza de seguro a término no renovable, la póliza vence al final del plazo y el titular de la póliza tiene que solicitar un nuevo seguro de vida si necesita cobertura continua. Si la salud del asegurado de vida se ha deteriorado, el titular de la póliza se arriesga a primas más altas o incluso a que se le niegue la cobertura.

Las pólizas renovables son más caras que las pólizas no renovables. Con una póliza renovable, la compañía de seguros asume el riesgo adicional de tener que continuar con la cobertura de la vida asegurada después del final del plazo, incluso si su salud ha empeorado.

Póliza conjunta, Último en morir

Con una póliza de seguro de vida conjunta para los últimos en fallecer, se coloca un monto único de cobertura en dos o más vidas aseguradas, y el beneficio por fallecimiento se paga al fallecer la última persona. Las pólizas de seguro de vida conjuntas para «últimos en morir» son más apropiadas cuando el riesgo contra el que se asegura no surge hasta la muerte de la última persona cubierta por la póliza. Uno de esos riesgos es la obligación tributaria que puede surgir con la muerte del segundo cónyuge.

Cuando una persona fallece, se considera que ha dispuesto de todos sus bienes de capital por su valor justo de mercado justo antes de morir, y esto puede resultar en una ganancia de capital imponible significativa para su patrimonio.

Se produce una excepción a esta regla si la propiedad pasa a su cónyuge o pareja de hecho. En este caso, no se considera una disposición de la propiedad hasta que el cónyuge disponga de la propiedad o muera, que es cuando puede surgir la gran factura de impuestos. Por lo tanto, las parejas a menudo usan un seguro de vida conjunto para los últimos en fallecer para pagar la factura de impuestos por la muerte del segundo cónyuge, particularmente con respecto a propiedades como una casa de campo o un negocio que desean dejar intactos a sus hijos. Sin embargo, debido a que el seguro de vida a término generalmente no está disponible después de los 65 o 70 años, excepto a un costo elevado, las pólizas de seguro de vida a término conjuntas para los últimos en morir comúnmente toman la forma de pólizas de seguro de vida permanentes.

Beneficio de muerte

El beneficio por muerte es la cantidad que pagará la compañía de seguros si el asegurado de vida muere mientras la póliza está vigente. Las pólizas de seguro a término se compran por un monto inicial de cobertura, que se denomina «monto nominal» ( ‘face amount’). Sin embargo, el beneficio por fallecimiento de una póliza de seguro a término puede aumentar o disminuir con el tiempo, según el tipo de póliza.

Término nivelado

La mayoría de las pólizas de seguro de vida a término ofrecen un beneficio por muerte nivelado, lo que significa que el beneficio por muerte es igual al valor nominal inicial, independientemente de cuándo fallezca el asegurado durante el plazo de la cobertura.

Un beneficio por muerte nivelado es más apropiado cuando no se espera que la necesidad del seguro cambie significativamente durante la vigencia del contrato.

Muchas personas que compran un seguro de vida a término a menudo ignoran el hecho de que sus necesidades pueden cambiar durante el plazo de la póliza. Compran una póliza con un beneficio por muerte nivelado porque es simple, o es con lo que están más familiarizados y lo que más se promociona. Sin embargo, esto significa que pueden estar sub-asegurados o sobreasegurados en algún momento durante el plazo.

Término decreciente

El seguro a plazo decreciente proporciona un beneficio por fallecimiento que disminuye a lo largo del plazo, mientras que la prima permanece nivelada. La prima de una póliza de término decreciente con un monto nominal inicial de $100,000 debe ser menor que la prima de una póliza de término nivelado de $100,000. Esto refleja el hecho de que el monto en riesgo de una póliza de plazo decreciente disminuye con el tiempo.

El seguro de plazo decreciente es utilizado con mayor frecuencia por personas que tienen hipotecas, porque la cantidad en riesgo (es decir, la hipoteca pendiente) disminuye con el tiempo. De hecho, los bancos comúnmente alentaron a sus clientes hipotecarios a comprar un “seguro hipotecario”, que esencialmente es un seguro de plazo decreciente, vendido como seguro grupal por una compañía afiliada al banco.

Término creciente

El seguro de plazo creciente proporciona un beneficio por muerte que aumenta a lo largo del plazo. El aumento en el beneficio por muerte generalmente se aplica en momentos predeterminados, como anualmente o cada cinco años. El aumento en el beneficio por muerte puede tomar la forma de una cantidad fija en dólares (por ejemplo, $50,000 cada cinco años) o un porcentaje fijo (por ejemplo, 5% anual). Con menos frecuencia, también puede estar vinculado a la inflación (por ejemplo, aumentado anualmente por el índice de precios al consumidor (IPC)).

Las primas de una póliza de plazo creciente generalmente aumentan al mismo tiempo que aumenta el beneficio por muerte, y en una cantidad proporcional. Por ejemplo, si el beneficio por muerte aumentara en $10,000 en una póliza inicial de $100,000, la prima también aumentaría en un 10%.

Los aumentos en el beneficio por muerte generalmente están restringidos, ya sea por un límite en el beneficio por muerte máximo (p. ej., 150% del valor nominal original) o un límite en la cantidad de aumentos (p. ej., cada año durante 10 años).

Cada vez es más difícil encontrar seguros a término en Canadá, pero todavía se ofrecen en los Estados Unidos. En Canadá, se puede lograr el mismo efecto agregando una cláusula adicional a la póliza. Las cláusulas adicionales se analizan en el Capítulo 5 Cláusulas adicionales y beneficios complementarios.

El aumento del seguro a plazo es útil en situaciones en las que se espera que la cantidad en riesgo aumente con el tiempo, tal vez debido a la inflación, los rendimientos de las inversiones o los aumentos salariales. Uno de los beneficios de aumentar el seguro a término es que la cobertura aumenta incluso si el asegurado de vida experimenta una disminución de su salud. El beneficio por fallecimiento seguirá aumentando, hasta el tope especificado por la póliza, siempre que el titular de la póliza pague las primas aumentadas y los aumentos de primas se conozcan por adelantado.

Primas de seguro a término

Una prima (Premium) en una póliza de seguro de vida a término es la cantidad que el titular de la póliza paga a la compañía de seguros a cambio de la promesa de la compañía de pagar el beneficio por muerte si el asegurado muere durante el plazo cubierto por la póliza.

Con la excepción del aumento del seguro a término, las primas de seguro a término suelen estar niveladas durante el plazo. El asegurado generalmente tiene la opción de pagarlos mensual o anualmente, mediante cheque o mediante pago directo preautorizado desde una cuenta bancaria.

Las provincias y territorios cobran un impuesto sobre las primas que oscila entre el 2% y el 5% sobre las primas de seguros de vida que cobran las aseguradoras autorizadas. Este impuesto sobre las primas se incorpora a las primas cobradas al titular de la póliza. Por ejemplo, si un titular de póliza paga una prima de $102 en una provincia que tiene un impuesto de prima del 2%, la compañía de seguros debe remitir $2 de esa prima al gobierno provincial.

Cómo se establecen las primas

El seguro de vida a término es un seguro puro, lo que significa que su valor se relaciona únicamente con el beneficio que se paga al fallecer. Las primas son simplemente una combinación de los costos de mortalidad experimentados por la compañía de seguros y los gastos (incluidas las ganancias de la compañía) incurridos para proporcionar ese seguro.

Costos de mortalidad

Los costos de mortalidad se aproximan al costo de la compañía de seguros de pagar los beneficios por fallecimiento de la póliza. Por póliza, el costo anual de mortalidad se estima multiplicando el monto nominal de la póliza por la probabilidad de muerte del asegurado de vida durante el año.

La probabilidad de muerte del asegurado depende de muchos factores, incluidos la edad, el sexo y el estado de salud. Durante el proceso de suscripción, la compañía de seguros de vida trata de estimar la probabilidad de muerte del asegurado de vida clasificándolo en un grupo de personas similares con experiencia de mortalidad conocida.

Gastos

Las primas también tienen que cubrir los gastos de la compañía de seguros, incluido el costo de vender la póliza (p. ej., mercadeo, salarios o comisiones a los agentes), suscribir la póliza (p. ej., procesar solicitudes, realizar exámenes médicos), emitir y administrar la póliza, investigar reclamos, pago de beneficios por muerte y las ganancias buscadas por los accionistas. Si la compañía de seguros invierte las primas, los ingresos de la inversión resultantes pueden utilizarse para compensar los gastos.

Disposiciones de renovación

Las primas al momento de la renovación pueden variar, dependiendo de las disposiciones de la póliza.

Renovables con tarifas garantizadas

Si bien se garantiza al tomador de una póliza renovable el derecho a renovar la póliza en el al final del plazo, las nuevas primas reflejarán la antigüedad del seguro de vida en el momento de la renovación. La mayoría de las pólizas proporcionar un cronograma garantizado de tarifas de renovación cuando se emite la póliza por primera vez

Reingreso con tasas ajustables

Algunas compañías de seguros ofrecen seguro de reingreso, que esencialmente es una póliza renovable que puede estar sujeta a dos programas de tarifas de renovación diferentes: una tarifa de renovación garantizada y una tarifa más baja que se ajusta a la buena salud de la vida asegurada.

La compañía de seguros de vida volverá a evaluar la salud del asegurado de vida en el momento de la renovación. Si goza de buena salud, calificará para primas más bajas en la renovación. Si su salud se ha deteriorado, todavía tiene derecho a renovar la póliza, pero las tarifas de renovación garantizadas son más altas que las de una póliza renovable que no tiene la disposición de reingreso.


La ventaja de una póliza renovable con una disposición de reingreso es que la prima inicial tiende a ser más baja, por lo que el titular de la póliza puede ahorrar dinero en los primeros años de la póliza. Esto se debe a que el titular de la póliza retiene una parte del riesgo; la compañía de seguros está asumiendo menos riesgo al exigir que aquellos con problemas de salud acepten las primas de renovación garantizadas más altas si desean mantener su cobertura.

Las pólizas de reingreso suele ser una buena decisión si la cobertura solo se requiere por un término o dos, o si el asegurado tiene razones para esperar una buena salud continua, tal vez debido al excelente historial de salud de su familia. Si el titular de la póliza cree que puede querer renovar la póliza más allá de ese plazo, asumiría menos riesgos comprando una póliza de seguro de término regular renovable.

El seguro a plazo convertible es más caro que el seguro a plazo que no incluye una opción de conversión, porque expone a la compañía de seguros a un riesgo adicional más allá del plazo original. De hecho, las personas que tienen más probabilidades de convertir la póliza son aquellas que han experimentado un deterioro de su salud, lo que haría que una nueva póliza de seguro de vida fuera demasiado costosa o incluso imposible de obtener.
La compañía de seguros también puede restringir la edad a la que se permite la conversión.

Disposiciones de impugnación y suicidio

Esto significa que el reloj no se pone a cero para efectos de la aplicación de disposiciones legales importantes, como limitantes ante impugnaciones y la limitante del suicidio. Bajo la limitante de impugnaciones obligatorias, una compañía de seguros solo tiene dos años después de emitir la póliza para anularla si descubre un error en un hecho material en la solicitud. Un hecho material es cualquier información que habría influido, durante el proceso de suscripción, en la decisión de la compañía de seguros sobre la prestación de la cobertura de seguro (p. ej., tabaquismo, problemas de salud conocidos, edad). Este período de dos años se denomina “período de impugnación”. Una vez transcurrido el período de impugnación, la póliza se vuelve indiscutible y la compañía de seguros solo puede anular la póliza si puede probar que el tomador cometió fraude al solicitar la póliza.

Suicidio

Los contratos de seguros también suelen incluir una cláusula de exclusión por suicidio, que establece que la compañía de seguros no pagará el beneficio por fallecimiento si el asegurado de vida se suicida dentro de un período de tiempo específico (generalmente dos años) después de la emisión del contrato. Si el asegurado de vida se suicida después de que finaliza el período de exclusión por suicidio, la compañía de seguros pagará el beneficio por muerte.

Al ejercer la opción de conversión de una póliza de seguro de vida a término convertible, el tomador adquiere una póliza permanente sin estar sujeto a un nuevo período de impugnación de dos años o período de exclusión por suicidio.

Conversiones de edad alcanzada frente a edad original

La edad alcanzada es la edad en la que se basan las primas del seguro de vida. Dependiendo de la política administrativa de la compañía de seguros, se puede considerar que la edad alcanzada es la edad del asegurado de vida a partir de su último cumpleaños, su próximo cumpleaños o su cumpleaños más cercano.

Dependiendo de la póliza convertible, las primas del seguro de vida permanente al momento de la conversión pueden basarse en la edad alcanzada por el asegurado de vida al momento de la conversión a la póliza permanente. Esto se llama una “conversión de edad alcanzada”. Algunas pólizas basan las primas del seguro de vida permanente en la edad original del asegurado en el momento en que se emitió por primera vez el contrato de seguro. Esto se denomina “conversión de la edad original” o “conversión retroactiva”.

Las conversiones a la edad original darían como resultado primas más bajas para el seguro de vida permanente, lo que parece ser ventajoso. Sin embargo, las primas iniciales para una póliza a término convertible de edad original serán más altas que las primas para una póliza a término convertible de edad alcanzada. Esto se debe a que la compañía de seguros asume el riesgo de brindar cobertura de por vida a una tasa más baja si se ejerce la conversión a la edad original.

Además, en el caso de una conversión de la edad original, el titular de la póliza tendría que pagar a la aseguradora una suma global equivalente para ponerse al día. Para algunas pólizas, la suma global es igual al valor en efectivo que se habría acumulado si el titular de la póliza hubiera elegido la póliza de seguro permanente desde el principio.

Otras pólizas requieren que el titular de la póliza pague una suma global que es igual a la diferencia entre las primas que realmente pagó y las primas que habría pagado si hubiera comenzado con el seguro permanente desde el principio. Independientemente del método utilizado, la suma global puede ser sustancial y, por esta razón, la mayoría de las aseguradoras no ofrecen pólizas convertibles originales o exigen que la conversión se realice dentro de los primeros cinco o diez años después de que el titular de la póliza compró el convertible. política.

Ventajas y desventajas

Ventajas

  • Bajo costo inicial. En los primeros años de la póliza, las primas del seguro a término serán más bajas que las del seguro permanente, lo que lo hace asequible para quienes no pueden pagar un seguro permanente;
  • Las primas están garantizadas en el plazo;
  • Las disposiciones renovables y convertibles se pueden utilizar para ampliar la cobertura;
  • El plazo de la cobertura se puede personalizar para satisfacer una necesidad específica.

Desventajas

  • Las primas y la cobertura no están garantizadas más allá del plazo o período de renovación
  • Las primas aumentan a medida que envejece el asegurado de vida y pueden volverse prohibitivas
  • La cobertura generalmente no está disponible después de cierta edad.
  • La póliza no tiene valor al final del plazo.

¿Cuándo usar un seguro a término?

Como regla general, los seguros a término sólo deben ser considerados como seguros temporales, destinados a riesgos que terminarán antes de que el asegurado alcance la edad de 60 o 70 años. Si el riesgo se extenderá hasta la expectativa de vida, se debe considerar alguna forma de seguro permanente.

Riesgos a corto plazo

El seguro a término es particularmente adecuado para riesgos a corto plazo de duración conocida. Si existe la posibilidad de que el riesgo se extienda más allá de la duración prevista, el titular de la póliza debe elegir una póliza renovable.

Riesgos decrecientes

El seguro de plazo decreciente puede ser adecuado para cubrir riesgos que disminuyen con el tiempo, como hipotecas u otros préstamos que se pagan durante un período de amortización conocido. A continuación se dan ejemplos de otros riesgos que disminuyen con el tiempo.

More from the blog

Cómo jubilarse anticipadamente

¿Se pregunta cómo jubilarse anticipadamente? A mucha gente le gustaría escapar lo antes posible de la carrera de ratas. Sin embargo, a veces nos...

¿Cuánto cuesta una póliza con cobertura por un millón de dólares?

Un seguro de vida a término, valuado en un millón de dólares, representa una amplia cobertura para aquellos asegurados que quieren garantizar la seguridad...

Algunos hábitos que te ayudarán a alcanzar tu libertad financiera

El término "Libertad Financiera" es un término que se popularizó en Estados Unidos y ha llegado a convertirse en una corriente de pensamiento. Esta...

Cláusulas adicionales de seguros de vida explicadas

El seguro de vida se presenta como una solución asequible para establecer una red de seguridad financiera destinada a proteger a sus seres queridos...